martes, 12 de noviembre de 2013

Un poco de sentido común para el Trasvase Tajo-Segura


El sentido común se puede definir "como la facultad que tenemos todos para juzgar razonablemente las cosas". En lo referente al Trasvase Tajo-Segura, creo que se ha perdido bastante el sentido común, con muchas disputas que no se justifican. Para poner un poco de sentido común sobre el Trasvase Tajo-Segura me parece muy interesante el artículo de José Manuel Claver, presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, publicado en La Opinión de Murcia:


"El acuerdo recientemente alcanzado entre el Gobierno de España y las comunidades autónomas en torno al Acueducto Tajo-Segura constituye un hito histórico en el proceso de planificación hidrológica de nuestro país. En un año crucial para la definición del nuevo mapa hidrológico, en el que se han acelerado los trámites para aprobar con premura los planes de cuenca ante la atenta mirada de las instituciones europeas, este hito confiere certidumbre y sentido común a la gestión planificada, eficiente y responsable de un recurso tan vital y esencial como es el agua. Bajo este marco, el Acueducto Tajo-Segura, infraestructura que acumula ya 35 años de continuo funcionamiento, ratifica su carácter de obra de alto interés general dentro de un marco normativo estable, que garantiza su continuidad a largo plazo y le otorga independencia en caso de imprevistos políticos.

Ante un contexto como el actual, en el que prevalece la incertidumbre económica y la desconfianza generalizada, el Acueducto Tajo-Segura representa una realidad plenamente asentada que proporciona estabilidad y riqueza nacional más allá de las zonas que reciben sus aguas. De hecho, la agricultura, la principal actividad económica beneficiaria del Trasvase, es un sectorestratégico para España que contribuye de forma positiva al saldo de la balanza comercial con una aportación del 60%, como ratifica el reciente estudio “Impacto económico del Trasvase Tajo-Segura” elaborado por PwC en julio de 2013. Tan solo en 2012, más de una tercera parte de la producción hortofrutícola española con destino a mercados exteriores procedía de los cultivos regados con agua del Trasvase, lo que pone de manifiesto que somos, con orgullo, la huerta de Europa.
Además, el Trasvase es fuente de empleo y riqueza para el Sureste español gracias a los 100.000 puestos de trabajo que genera en actividades relacionadas con la agricultura, como son la transformación y la comercialización de productos. De esta manera, el sector agrario se ha convertido en una válvula de escape contra la crisis económica, a la vez que apuesta continuamente por modernizar y hacer más eficientes las explotaciones agrarias revitalizando un sector que genera riqueza y empleo cada vez más cualificado. Y si para las actividades agrícolas esta infraestructura es vital, para el abastecimiento urbano la llegada de recursos del Tajo es imprescindible al asegurar agua de gran calidad para el 95% de la población de la Región de Murcia y el 57% de la Alicante a través de la Mancomunidad de Canales de Taibilla.
Por estas razones, la garantía de futuro del Trasvase Tajo-Segura es hoy en día tan justificable y necesaria como lo fue en sus inicios a tenor del carácter excedentario de la cuenca cedente. La idea de una España articulada y coherente en la gestión de sus recursos es, con la plena y garantizada continuidad de este trasvase, una realidad tal y como la vislumbró Don Joaquín Garrigues Walker, el que fuera el gran artífice del trasvase siendo ministro de Obras Públicas en 1978. Más de tres décadas después de su puesta en marcha, lo que marcó el camino hacia la consolidación de España como un modelo de cooperación entre cuencas, el Trasvase Tajo-Segura se ha consolidado como referente internacional en la gestión compartida del agua. Como muestra paradigmática de su relevancia internacional, recientemente, una delegación de embajadores de la Unión Europea avaló, con su visita a la Comunidad de Regantes de Campo de Cartagena, los avances en técnicas de riego y gestión eficiente del agua que realizan los regantes del Acueducto Tajo-Segura.
En este contexto, la firme voluntad manifestada por el Gobierno y los ejecutivos regionales de Murcia, Valencia, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid de actualizar la normativa actual para situar al ATS en una posición independiente constata que existe una concienciación estatal de los beneficios económicos y sociales que proporciona a todo el país en conjunto. Con la prevalencia de requisitos técnicos sobre condicionantes políticos para determinar los desembalses, lacertidumbre imperará sobre la discrecionalidad, puesto que el sistema anterior exigía un mayor raciocinio y sentido común. La certidumbre es el eje vital de cualquier sector productivo que, como el que represento, crea empleo y riqueza de forma continua y a pesar de la crisis.
En suma: vivimos un momento histórico que habrá de sentar las bases de una planificación hidrológica coherente y acorde con las necesidades no sólo de la cuenca receptora sino de todo el conjunto del país dando respuesta al interés general, al incentivo de la iniciativa empresarial, a la creación de empleo y al progreso social."